Corporativo

contenidos corporativos

Quiénes somos

moto con sidecar


Es difícil saber cómo llegaron  a juntarse  los tres locos, pero lo cierto es que un día los pequeños Naya, Koldo y Luna aparecieron colgados del pico de una cigüeña y desde entonces se han hecho inseparables.

Los tres perrunos han formado una especie de familia, y juntos recorren el mundo en un viejo sidecar, dan conciertos  de rock'n roll en las plazas de los pueblos y practican sus deportes favoritos.

No han hecho más que empezar su aventura por el mundo y poco a poco van llegando a Champalao divertidas escenas en forma de camisetas, gorras, tarjetas, invitaciones de cumpleaños y muchas cosas más que os presentaremos en breve.
 Pero si queréis saber más de nuestros amigos seguid leyendo y os contaremos un poco más de sus vidas.






Luna

 
Luna Jr.

Luna ya lo ha visto todo en la vida. Más lista que el hambre, estudió matemáticas y latín mientras se sacaba el título de piloto de aviones y sidecares. Viajó por el mundo entero y pasó una épocen Nueva York vendiendo perritos calientes y alfombras al por mayor, donde comenzó a tocar la batería en la época de los locos locos años del jazz y la ley seca.
 
Por razones que ella nunca ha querido aclarar, aunque se cree que todo se debe a un desengaño amoroso con uno de los gatos de la banda de los Aristogatos (con los que ella alguna vez compartió escenario), Luna decide montar su propia banda. 

Ella era buena con los platillos, así que pronto su grupo 
subió como la espuma y fueron contratados para dar conciertos en elMoulin Rouge de París. Cuando ya lo había conseguido todo y cansada de la fama, Luna decidió comprar un terrenito y dedicarse a lo que siempre había soñado, crear un centro de naturaleza para animales heridos y hacer calceta. Para llevarlo a cabo eligió la sierra del Guadarrama, en Madrid. 

Hoy todavía sigue funcionando el centro de recuperación de animales de Luna. Y muchas de las camisetas de Champalao han salido de las largas tardes de Luna sentada en la mecedora, tejiendo y recordando sus viajes a toda pastilla en su viejo sidecar.

Koldo

Koldo Jr.
Se cree que Koldo nació dentro de una familia de trapecistas y saltimbanquis que viajaban por Europa del Este en carromato. Curiosamente Koldo no heredó nada de ellos y gracias a eso ganó varios concursos de “El tío más patoso del mundo”. Koldo tiene el mérito de ser el único ser vivo capaz de caerse hacia los dos lados a la vez.

Un día intentó aprender a montar en patines y acabó hecho un nudo. Tuvieron que estar dos semanas para desatarle las piernas, y al día siguiente se volvió a poner los patines, pero esta vez se los puso al revés.



Es un poco despistado y casi siempre está en las nubes, pero si le das una guitarra se hace el amo del escenario. Dicen que en una gira compartió cartel con Michael Jackson y Nino Bravo, pero Koldo parece que no les reconoció.

Además, le encanta bucear, ya que dentro del agua no puede caerse. La última vez que fueron los tres perrunos a la playa, Koldo no salió del agua hasta que se le arrugaron las pezuñas.



Naya


Naya JrNaya, es que es muy fina. Muchos arqueólogos tienen la teoría de que es la reencarnación de Cleopatra, aunque todo el mundo sabe que Naya tiene un hocico más bonito que el de la reina egipcia.

Cuando Naya pasea por la calle, todos los perros se dan la vuelta y silban; y aunque ella no les mira porque es muy presumida, mueve con gracia su cola al caminar. Naya ha ganado todos los concursos de pestañas del mundo y en estos días está estudiando la idea de hacer una nueva película en Hollywood interpretando su papel estrella de Femme Fatale. Los críticos dicen de ella que es la nueva Julia Roberts, pero cada día nos recuerda más a Brigitte Bardot o Marilyn Monroe.

Naya ha cantado en los grandes escenarios del mundo, ha desfilado por todas las pasarelas y su retrato está colgado en todos los camiones y peluquerías, pero lo que de verdad le gusta a ella es tomar el sol y hacer Pilates.

Para romper el mito de que las guapas siempre son tontas, Naya montó una librería en un pueblo de la Sierra de Madrid, y ella es una de las encargadas de elegir cuidadosamente las tintas y los papeles ecológicos para todos los productos que Champalao fabrica.